El muro es real

Sembrando el desorden

Búscate una vida
La tuya es un fracaso
No llores
No seas pobre
Avanza y progresa
Soluciona tus problemas
Tus problemas
No son problemas joder
Son callejones sin salida
¿No lo ven?
El muro es real
un muro duro y frío
A veces pienso
me gustaría correr hacia él con todas mis fuerzas
Y demostrar
a toda la caterva de sabios positivistas
que no tienen razón
Que querer no es poder,
que tu casilla de salida te marca
joder que la clase social
y la genealogía y la opresión y la precariedad y la soledad y la violencia y la mentira
Y la familia,
(Ay la familia…)
Y enseñarles tantísimas heridas de correr contra el muro, una y otra vez.
¿Veis?
El muro es real
Aquí me tenéis luchando
Aunque sea una lucha invisible
Cotidiana
El pan nuestro de cada día
Es nuestro
Pero luchamos solos
Envueltos en esta extraña…

Ver la entrada original 88 palabras más

¿Quién eres?

la Incertidumbre en tiempos de pandemia

La incertidumbre es una palabra grande y a la vez muy utilizada en estos tiempos que estamos viviendo en el que nos asaltan muchas preguntas: ¿cómo será la vida post-covid? ¿cómo nos relacionaremos?¿qué pasará? etc.

La RAE define al incertidumbre de esta manera:

1. f. Falta de certidumbre.

Podemos decir que es algo que nos falta, algo que no está, me parece interesante esta definición, pensar en lo que no está, en lo que nos falta.

Si buscamos certidumbre, nos lleva a la palabra certeza:

1. f. Conocimiento seguro y claro de algo.

2. f. Firme adhesión de la mente a algo conocible, sin temor de errar.

Seguridad, claridad, algo conocido, sin temor de errar.

¡Qué interesante! Mi amiga Laura Latorre me enseñó y me enseña, la importancia de ir al significado de las palabras, a la etimología. Las palabras no dejan de condesar una multitud de vivencias respecto a algo, son un consenso sobre el significado, y también pueden ser algo más, relativo a los significados que cada una de nosotras les da.

¿Qué significa para ti seguridad

claridad

algo conocido

sin temor a errar?

Seguro que si te haces estas preguntas aparecen matices, texturas diferentes, significados, que pueden traer información de quién eres.

Estoy leyendo el libro “la melancolía en tiempos de incertidumbre” de Joske J. Hermsen, Joske es una filósofa holandesa estudiosa de Hannah Arendt.

portada del libro

En la página 107 hablando del libro “La condición humana” dice:

“Ante la pregunta <<¿Quién eres?>>, la mejor respuesta es, según Hannah Arendt: <<Permíteme que te cuente una historia>>. No basta con mostrar el pasaporte, porque de esta forma solo contestamos a la pregunta <<¿Qué eres?>>. La respuesta a la pregunta de quiénes somos hay que buscarla más en nuestra historia personal, nuestras experiencias y nuestras convicciones. A través de nuestras historias se manifiesta quiénes somos o quiénes queremos ser, pero también a tráves de nuestros actos y nuestras relaciones con los demás. Todas esas historias distintas dan cohesión y pluralidad al mundo, y crean vínculos entre las personas; tanto en el plano individual como en el colectivo, definen quiénes somos.

Sin embargo, la respuesta a la pregunta <<¿Quién eres?>> hay que buscarla continuamente, por lo que nunca podemos dejar de contar historias”

Hannah Arendt (foto extradia de aquí)

Me pregunto ahora que relación tiene esto que plantea Hannah Arendt con la incertidumbre que estamos viviendo en este momento. ¿Cuál es tu historia ahora? ¿quién eres? ¿quiénes somos? ¿quiénes queremos ser? Quizá esto puede ser un punto de encaje, de amarre, de vista, desde donde poder sostener la incertidumbre en estos momentos.

Este blog es parte de ¿quién soy?, aunque es un parte muy sesgada de mi identidad, que es tan amplia que no cabe en este contenedor, necesitaría contarte mil y una historias.

Una de ellas es que hace dos meses he sido padre otra vez, que mi hijo nació sano y esta creciendo con salud, que siento el privilegio de tener una casa, donde criar con mi compañera a este niño, y a su hermano y también siento el privilegio de tener en estos momentos un trabajo, y de desarrollar aquello que quiero. En esta historia también está la incertidumbre de los siguientes meses, de los miedos asociados a esa situación, de la preocupación por la polarización social y como ésta afecta a nuestras relaciones. Del miedo a lo que no conozco y el temor a equivocarme.

Al escribir esto también siento cierta vergüenza, no deja de ser éste un espacio público. Reflexiono ahora sobre lo “fácil” que es esta pregunta de ¿quién soy? y lo “difícil” que también es, como al empezar a contar las historias el cuerpo reacciona y aparecen estas emociones, recuerdos, memorias y límites.

Me gustaría invitaros a que os hagáis estas preguntas y contéis vuestras historias. También a escuchar las historias de las demás personas, es importante que sean escuchadas. Creo que esto puede ser útil para sostener la incertidumbre que estamos viviendo.

Para terminar os comparto por aquí un taller que voy hacer a finales de mayo, con esta temática. En el 2020 hice una serie de talleres sobre el tema de la identidad: “Hola ¿quién eres?” y “Mi identidad una goma elástica”, y también algunos Foros Abiertos, con mi compañero Jordi Cornet, sobre el efecto de la pandemia en nuestra vida cotidiana “¿cómo es la vida qué quiero(queremos) vivir?” y “¿cómo está afectando a nuestras relaciones la pandemia?”. El taller de mayo es una segunda edición, aunque es algo nuevo, producto de este proceso de indagación sobre el tema de la identidad. Será presencial, en la naturaleza (me hace mucha ilusión que sea así), con plazas límitadas. Si te llama y quieres más info escríbeme con email/whatsapp o llámame.

Sentirse en casa

Que difícil escribir una felicitación de Año nuevo, este año se me hace muy complicado, escribo un inicio, luego otro… cómo es ésto ¡ feliz navidad, feliz año !…pero con todo lo que ha pasado, con la diversidad de emociones que hay en estos días, me resulta difícil.

Voy a empezar con la consciencia de tener presente esta diversidad, también quiero conectarme con las ganas que tengo de agradeceros a todas y todos y todes vuestro interés, participación, empuje, ayuda desinteresada, curiosidad, ganas de saber más…  sobre Trabajo de Procesos, sobre las propuestas que he lanzado este año, sobre el proyecto Raúl Rodríguez Trabajo de Procesos.

El 2020 ha sido el año de empezar, re-empezar, seguir (no sé qué verbo utilizar) con mi proyecto profesional y personal, hace unas semanas una amiga me decía que en mí esto estaba muy unido, estoy muy de acuerdo. Este proyecto se creó al final del año pasado, (o quizá se esté creando continuamente), con mucho trabajo y mucha creatividad. De él surgió la web, del emergieron propuestas de talleres, encuentros, foros, manuales, etc,

He de deciros que con toda esta movida de la pandemia mis planes no han salido como yo esperaba, esto es parte también de la vida, planeas algo y aparece una pandemia.  En el sentido económico mi proyección de estos años está tocada, pero os digo que tengo un plan, un plan de números, un plan que pasa por pedir ayuda si lo necesito, un plan donde estar conectado con los recursos que tengo a mi alerededor (siento ahora el privilegio de tenerlos) y un plan que está conectado con el próposito profundo de estar en esta movida.

He estado pensando en este próposito en este año difícil, y gracias a estar conectado con él he podido seguir y no rendirme. Mi propósito es crear, acompañar, generar espacios donde las personas encuentren el sentido, dónde se “sientan en casa”, entendido esto desde la diversidad de cada una de ellas.

Y este es mi deseo para el 2021, que encontréis este espacio, este lugar donde “sentiros en casa”.

En el 2021 nos vemos, nos escuchamos, nos leemos, nos sentimos y espero que pronto podamos compartir espacios presenciales.

**Os dejo por aquí un video donde dialogo con Diego Veloso, sobre el taller con el que queremos empezar el 2021 “Aprendiendo a nadar en un mar de dudas”

Hablar de nuestra paternidad

Ser padre y estar presente, es una propuesta para generar espacios de reflexión y transformación sobre la paternidad.

Durante el último año he estado realizando algunas cosas alrededor de este tema. En este proceso he podido ir recogiendo cuáles son los temas y las formas más adecuadas para trabajar con ellos. También, cuál es mi posicionamiento en los temas, que me permiten abordarlos de una manera crítica.

La metodología utilizada para abordar los talleres y Foros es el Trabajo de Procesos. Está permite trabajar de forma profunda la diversidad de experiencias que hay alrededor de un tema, trayendo o poninendo consciencia a estas experiencias en diferentes niveles: el nivel interno (con uno mismo y sus temas personales), a nivel relacional(con las demás personas) y a nivel comunitario (en los contextos donde vivimos).

¿Trabajas en el ámbito de la igualdad? ¿En una organización dónde os preocupa el tema de la corresponsabilidad? ¿Quieres que estos temas esten presentes en tu centro educativo? ¿Quieres iniciar un proceso colectivo con otros padres? ¿Te interesa este tema?

Comparto con vosotros y vosotras esta propuesta para generar espacios de reflexión sobre la paternidad, si sientes interés hablamos para poder hacerlo posibble.

Una mirada reflexiva de la experiencia de paternidad

Hace unos meses facilité el taller “ser padre y estar presente ” en el Espacio de Igualdad Elena Arnedo, comparto este video que publicamos después del taller.

Ahora mismo estoy diseñando un proceso de acompañamiento para hombres que son padres, o serán padres dentro de poco. Así como un formato que permita crear grupos de padres que puedan auto-organizarse para tener espacios colectivos de diálogo y transformación sobre los cuidados.

Empezar el nuevo curso, en la “nueva normalidad”.

visiones de verano

Después de unas semanas de descanso, lectura,baños, helados y cuidados familiares, vuelvo a la actividad en este nuevo curso, en esta nueva normalidad. Para mí este momento es el momento de inicio del año, más que el año nuevo.

Las vacaciones como el espacio simbólico donde cerrar, en este año, los meses más complicados y “bizarros” que he vivido nunca: estado de alarma, confinamiento, trabajo online, etc. Y las primeras semanas de septiembre vividas como una carrera , para coger fondo para todo el año. Este año todo esto es muy raro y está bañado por la incertidumbre. ¿Cómo será este año-curso? ¿volveremos a estar en confinamiento? ¿empezará el colegio? etc.

Siento que este es mi punto de vista, desde mis experiencias vividas, sobre este momento del año. Quizá  tenéis experiencias diferentes o parecidas a esta.

Este momento para mí esta lleno de momentos rituales: fiestas de pueblo, encuentros en la oficina, comidas con amigas,… Estos rituales este año no se han podido realizar. Esto es algo a lo que le he estado dando vueltas este verano, me ha ayudado la lectura del libro “La desaparición de los rituales’ (Herder) del filósofo Byung-Chul Han.

“Los rituales dan estabilidad a la vida. Parafraseando las palabras de Antoine de Saint-Exupéry, se puede decir que los rituales son en la vida lo que en el espacio son las cosas. Para Hannah Arendt es la durabilidad de las cosas lo que las hace «independientes de la existencia del hombre». Las cosas tienen «la misión de estabilizar la vida humana». Su objetividad consiste en que «brindan a la desgarradora mutación de la vida natural […] una mismidad humana, una identidad estabilizante que se deduce de que día a día, mientras el hombre va cambiando, tiene delante con inalterada familiaridad la misma silla y la misma mesa»(*).”

Espero que en estos días encontréis estabilidad en estos momentos de incertidumbre.

¿y Ahora quién eres?

Hemos vivido y estamos viviendo una situación nunca vivida, la pandemia lo ha cambiado todo, en ocasiones no sabemos qué significa esto. Ahora hemos salido del estado de alarma, estamos en esto que llaman “la nueva normalidad”: Me pregunto qué ha cambiado, cómo sentimos lo que ha cambiado, qué es para cada persona, cómo estamos dando sentido a esta situación.

Desde estas preguntas y con este título quería proponer un espacio de reflexión para principios del mes de Julio. Pero no he encontrado el momento adecuado, o no he tenido claridad para lanzar este espacio. Diseñé algunos carteles, estuve apunto de lanzarlo, pero no lo veía claro, no me parecia el momento, etc.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es copia-de-c2bfy-ahora-quic3a9n-eres-.jpg

La verdad es que internamente tengo ganas de desconectarme de lo virtual, conectarme con la energía del verano, que para mi es una energia de conexión presencial, siesta y agua en sus diferentes “recipientes” (mangera, piscina, rio, mar, tormenta tropical, ducha, etc). Este año tengo más necesidad que otros años de conectarme con el verano.

También me resisto abondar este impulso, me pregunto qué me motiva a montar este espacio, mi respuesta apunta a estas preguntas que han surgido durante estos meses: ¿esto nos va a cambiar?, ¿nada será igual?,¿la normalidad era el problema?¿esto es una oportunidad?, etc. Mi motivación tiene que ver con la necesidad de no olvidar este lugar, generar un cierto sentido interno y colectivo a esto que nos esta pasando. De hay me surgía esta pregunta provocadora ¿y ahora quién eres?, que me la hago a mismo, ahora ¿quién soy?

Otra motivación más personal era cerrar el hilo “creativo” con el que me conecté en noviembre del 2019, relativo al concepto de identidad, a la metodología de Trabajo de Procesos que se inicio con el taller presencial pre-pandemia “hola, quién eres”, continuó en el confinamiento con “mi identidad una goma elástica”, quería continuar con “y ahora quién eres”, continuar y cerrar simbólicamente.

He decidido escribir algo ahora y lanzar la parte colectiva para septiembre.

Desde que he empezó la desescalada, hasta llegar al desconfinamiento me he encontrado “raro”, en esas semanas leí el artículo en el diario.es de Amador Fernández Savater “Estar raros, contra la vieja y la nueva normalidad” , esta lectura me ayudó a poner nombre a esta rareza que sentía, que todavía siento. Me gusta como este texto hace conexiones entre la subjetividad y la política, me ayudó mucho a pensar en esas conexiones que van más alla de lo que me ha pasado a mi. La interdependencia se activo, se hizo más presente. Me ayudaron estas preguntas:

¿Qué está pasando, qué me va a pasar, qué nos va a pasar?

¿Qué es lo importante, qué es lo esencial, qué y quién nos cuida?

¿Qué es lo significativo, qué relaciones me sostienen, qué hace que mi vida merezca la pena ser vivida?

Con cada una de estas preguntas se podrían hacer diferentes Foros Abiertos para explorar de una manera más profunda la diversidad y las diferentes posiciones que pueden emerger al contestar estas preguntas. Profundizar en el tema desde diferentes niveles: individual, grupal, comunitario, social.

Si plantearamos un Foro abierto, desde la pregunta ¿y ahora quién eres? podríamos profundizar en las siguientes posiciones:

Os invito a ocupar estar cuatro posiciones y explorar qué hay en ellas.

Termino de escribir y publicar esta entrada muchas semanas después de empezar a escribirla, quizá esto sea parte del proceso que vivo y vivimos ahora, un tiempo dividido en fases, en condiciones, condicionado por amenazas pequeñas y paralizantes.

Termino de escribir con el privilegio de estar conectado con la energía veraniega, pudiendo haber estado unos días en la playa distópica: drones, distancia de seguridad, banderas de colores, mascarilas, mensajes en megafonia, etc y la playa de toda la vida: sombrilla, esterilla, arena por todos los lados, agua fresquita, sol y siesta.

Desescalar el impacto interno: una mirada personal

Esta entrada es una mirada personal, que tiene la finalidad de ayudarme a salir de una cierta “congelación” interna que siento hace unos días, y que quizá también lo sienta más gente.

Ahora que nombro la congelación la siento con mucha presencia y a la vez la noto como si estuviera escondida, como si fuera una figura con verguenza.

No sé si este escrito va a tener un orden o no, ahora mismo negocio conmigo mismo, con mi dificultad para expresar mi estado de ánimo, afloran en mi algunas voces difíciles: “esto no tiene sentido”, “qué tonteria”, “no sirve para nada”…blablabla. Puede ser que no tenga sentido, puede ser que sea un tontería y que no sirva para nada. Puede ser también todo lo contrario, es un cualidad de este momento de incertidumbre, pendular en el que vivo, pueden ser las dos cosas.

Ahhh el péndulo, y el movimiento péndular, que buena metáfora para explicar mis emociones en estas últimas semanas, en estas semanas pandémicasConfinadas….para un lado y para el otro… para un extremo (esto es una oportunidad, de ésta salimos cambiados, el mundo no será el mismo, que gran momento para estar conmigo, en mi casa, encontrar aprendizajes significativos, etecccc) y para el otro( esto es terrible, cuándo podremos volver a la normalidad, la normalidad es precaria y lo que viene más, las cacerolas sonando a ritmo de himno casposo, malas caras en la calle, gente triste, yo bloqueado, eteccccc)… Ahora que utilizo esta imagen, este movimiento me ayuda en cierta forma a salir de la congelación interna.

¿Cómo puedo estar conectado con mi agencia en este momento?

La agencia es la capacidad que poseé un agente para actuar en un munto, por ejemplo, con mi pareja hablabamos de como tener nuestro propio plan de desescalada, que con responsabilidad, desborde las normas generales. Cómo poder estar conectado…quizá lo pueda escribir, hacer un cuadrito de esos que hace el ministerio, quiza lo pueda escribir en las paredes de la cocina(en mi casa las paredes de la cocina tienen ahora una función de pizarra, menús, organización de tiempos, tareas, hasta dibujos de animales).

Ya pero desescalar hacía dónde……………………………………………..hacía la normalidad…………………………………………………….pero si la normalidad es el problema (eso dicen algunas intelectuales)………………………………..sí y es precaria, competitiva, desigual, dolorosa………………………………………….nonononono, allí no quiero ir……………prefiero estar en casa y cultivar mi huerto…………………………………….y pensar en el gallinero, quiero tener 20 gallinas, 2 gallos… quizá una oveja………………….pero no tienes sitio………………………………tenemos que estar preparadas para la que “viene por el llano”(expresión que escuche cuando vivia en candeleda)……………………………..que viene, que viene otra vez en octubre…………………………………..y luego la del cambio climático…………………………………….¿ dónde está mi agencia?………………………piensa en positivo…………………………………haz deporte………………………………………concentrate………………..salvate……………………….una cerveza………………………………otra……………………….qué comemos hoy………………………………………reunión de zoom…………………………………………seríe…………………………………….entramos en fase 3………Ya pero desescalar hacía dónde……………………………………………..hacía la normalidad…………………………………………………….pero si la normalidad es el problema

Este bucle puede ser un bucle normal en estos días, el otro leí en facebook, este mensaje en ingles, de un experto en salud mental.

“Are you depressed, anxious, and upset about the state of the world right now?

Good.”

del FB de Will Hall

y me dije claro, qué sencillo y que difícil a la vez.

También llevo unos días pensando antes de esto ¿qué pasaba? ¿cómo era mi vida?¿qué cosas me preocupaban?, creo que muchas de las que me preocupan ahora, aunque quizá se hayan amplificado, o quizá estén más en el campo social: la desigualdad, el enfrentar la enfermedad complicada, la muerte, el duelo, la compasión conmigo mismo, con las demás, los demás y el mundo, llegar a fin de mes, estar conectado con mi autenticidad.

Ahora me doy cuenta que estoy escribiendo sin conexión, mi ordenador se desconecta de vez en cuando (que inteligencia) y yo estoy escribiendo esto pero no estoy conectado a internet, que curioso, ¿si se borra todo lo que he escrito?: ahhh, quizá esto sea como un sueño, que soñé que escribía algo sobre mi estado interno pero luego no se guardó. ¿Sería una pesadilla o un sueño significativo? quizá las dos cosas, depende del momento dónde este el péndulo.

Tengo que terminar… ¿cómo?

quizá puedas decirle a las personas como hasta aquí, que compartan contigo estas sensaciones de congelación, con escritos, dibujos, cómo les venga… así puedes encontrar otros lugares que te ayuden a estar más presente.

quizá invitar a gente hacer algo parecido, ahhh, pero esto es igual que lo anterior, es verdad, pero sin compartir.

quizá sugerir a las lectoras y lectores que tengan un rato consigo mismas, que dejen (si pueden hacerlo) lo que están haciendo y se vayan a pasear, o que escriban, o que se duche, o que hagan algo que sel dé gustito.

o quizá dejarlo así, dar las gracias

y ya está.

bucle

Ejercicios sencillos para trabajar la ansiedad y la angustia

Una recopilación para andar por casa

Ilustración de Heidi Hanson


Llevamos ya unas semanas en este estado de alarma, confusión, disociación, basculando entre el miedo y las posibilidades de transformación, entre otras cosas.

En estas semanas han pasado muchas cosas, personalmente voy pasando por diferentes estados, siento que estoy en un Estado Alterado, lo siento porque a momentos me cuesta estar conectado con la parte de mi identidad más consciente, tengo sentimientos de irrealidad, ha momentos hasta de mareo físico… esto me hace saber que estoy en este estado.

Durante estas semanas he estado apoyando la parte de mi que tiene consciencia de esta diversidad interna y es capaz de estar en el miedo, en la inseguridad, en la incertidumbre de forma momentanea y puede traerme información útil para estar más presente en esta situación. También me ha ayudado mi terapeuta, mis supervisoras, mis compañeras de trabajo de procesos, mis compañeras de proyectos, mi familia, mis amigas… todas estas relaciones que nos sostiene y que ahora parece que están más presente, al menos más en nuestro cotidiano.

Este apoyo me ha servido para apoyar a otras personas, hace unas semanas escribí en las redes sociales este ofrecimiento. De este lugar han surgido cosas muy interesantes, entre ellas esta recopilación de ejercicios, que gracias a mi compañera Nuria Mateu de filalagulla, pude realizar, en primer lugar en un documento muy básico, luego en un pdf que han utilizado algunas personas con sus equipos de trabajo o en sus propios acompañamientos en esta situación.

Ayer pensé que me apetecía tenerlo bonito, maquetado, y subido a la web, así que aquí está, solo tienes que dar al botón para descargarlo, espero que sea de vuestro interés, y os deseo que estéis bien, así como vuestros familiares y que este momento nos ayude a tener más consciencia social, más consciencia ambiental y poner el cuidado de la vida en el centro.

La paternidad en tiempos del covid: un primer encuentro

no sé el autor encontre está imagen hace unos meses en facebook.

El martes 24 nos juntamos 14 hombres, casi todos padres, para compartir un espacio emocional, un espacio online por videoconferencia. Un espacio creado por mi compañero Iosu Ortigosa y yo, un espacio creado para aportar nuestro grano de arena en el cuidado de “lo común” en estos tiempos de estado de Alarma, en este tiempo de confusiòn e incertidumbre.

Como por arte de mágia los participantes fueron apareciendo, sus nombres, su voz y su imagen, también las dificultades técnicas que fueron resueltas entre todos.

Ya estabamos preparados para empezar, un espacio para muchos nuevo, para mí también, me surgía la pregunta de ¿cómo generar un espacio de confianza emocional en un entorno online, con participantes que no se conocen? La respuesta emergió facilmente, el contexto ayuda a que esto se dé, la pregunta y enmarcar que vamos hablar de lo emocional también ayudo, sobre todo que las personas que participaron estuvieron abiertas a esta pregunta , co-facilitando y cuidando que se diera un espacio de confianza.

Enmarcarmos desde la facilitación que no sabiamos muy bien que metodología utilizar, dimos unas claves técnicas: apagar el micro, levantar la mano, tener consciencia del tiempo para que todos las personas tengan la oportunidad de participar y que nosotros ibamos a facilitar, encuadrando algunos temas y haciendo preguntas. Tenemos un marco conjunt desde dónde mirar las interacciones, el Trabajo de procesos, dejando que el proceso emerga.

También hablamos de nuestro proposito en este proceso, el de generar espacios para explorar la diversidad de ser padres, construyendo colectivamente una nueva o nuevas narrativas sobre esta experiencia, por eso invitamos a las personas participantes a escribir, dibujar, grabar, etc, para poder documentar estas narrativas, esta entra es parte de esta documentación.

Desde el primer momento escuchabamos las voces de las niñas, niños, niñes… que estaban en cada una de las casas, durante la videoconferencia también se asomaron y saludaron, estuvieron muy presentes.

Empezamos a compartir, son muchas las cosas que se expresaron, en primer lugar quiero decir que como espacio emocional respeto la confidencialidad del mismo. En este texto quiero compartir algunas ideas de las notas que fui cogiendo, están pasadas por mi, son mi interpretación, seguramente están desordenadas, voy con ellas:

  • Algunas de las emociones que se compartieron fueron: Miedo, angustia, susto por el control social, Soledad, preocupación, angustía económica, miedo a la enfermedad, miedo a la muerte, angustía ante la incertidumbre, ahogo, verguenza, sentimiento de polarización interna, etc.
  • Se habló de las diferencias y de los privilegios relativos a : dónde vives, con quién vives, si tienes sustento económico o no, tener tiempo propio o no, edad de nuestras hijes, nivel de autonómia de nuestras hijas, etc.
  • Algunos lugares comunes donde nos encontramos a nivel interno, penduleando entre la preocupación y el disfrute, el privilegio y la preocupación, la oportunidad de parar y el miedo a la incertidumbre… compartiamos muchas personas una sensación de ir de un lugar a otro, una cierta disociación interna.
  • Sobre la incertidumbre, pudimos tener noticias de Italia, un participante vive en el norte de Italia, dónde empezo el brote, hablamos que parecía que recibieramos noticias del futuro. Pudimos conectarnos con la incertidumbre del tiempo, cuánto durará esto, qué pasará dentro de unos meses, cómo sera nuestra vida en ese momento, esto nos generó emociones conectadas con el miedo y también la pregunta de ¿cómo acompañamos a nuestras hijas, hijos, hijes, en este momento de incertezas?.
  • Hablamos de la rápidez con la que estamos en esa situación, del shock que esto produce, de la dificultad de estar presente en este momento (siempre teniendo en cuenta la diversidad, y los factores de dónde vives y con quién).
  • También apareció el tema de la organización de tiempos, cómo organizarnos en casa los cuidados, el tiempo de trabajo, el tiempo personal… la necesidad de tener una organización, siendo flexible para poder hacer lo que queramos en cada caso. De aquí se desprende una pregunta interesante ¿quién organiza los tiempos de cuidados? ¿cómo hacemos esta organización, de qué nos ocupamos, cómo nos responsabilizamos de ellos?
  • El momento actual vivido como una oportunidad: poder parar, permitirme hacer algo que normalmente me cuesta hacer, estar en casa, parar los proyectos, los viajes, el tiempo fuera, se habló de la necesidad de frenar. También de conocernos más, de hablar de las cosas que no tenemos tiempo hablar, con las personas con las que vivimos.
  • También apareció el tema de la gestión del tiempo, de la negociación en los cuidados, algunas personas hablaron de conflictos relativos a esta cuestión, y de como el hecho de participar en esta reunión tenía que ver con que otra persona se encargar de los cuidados.
  • Aparecieron algunas propuestas creativas para poder hacer en estos momentos, por ejemplo hacer el arbol genialógico familiar con entrevistas y dibujos a tus familiares. Aqui aparece la tensión de las tareas escolares y como gestionar esta tensión.
  • Voces que trajeron el miedo al futuro de nuestras hijes, como esto esta conectado con el cambio climático, y puede ser el futuro que nos espera: pandemias, catastrofes, desigualdad… estas voces nos permitieron conectar momentaneamente con a desesperanza, con el todo serguirá igual después de esto, o quizá peor, es importante dar espacio a estos pensamientos, que creo que tenemos muchas personas.
  • Un participante habló de la necesidad de la desconexión informativa, de poder estar informadas, pero sin estar sobresaturadas.
  • Uno de los momentos más emotivos tuvo lugar al hablar de el propio espacio que estabamos creando entre todos, un espacio de confianza, de estar juntos, apoyándonos, un espacio para expresar nuestras emociones. Pienso que en estos momentos la confianza es un asidero al que tenemos que agarrarnos, y que será importante tejer redes de confianza, en muchos niveles tanto internamente , en nuestra diversidad interna y fuera de nosotras, con otras personas.
  • También se habló de que esta experiencia nos ha dado la posibilidad de empatizar con otras realidades, por ejemplo de las personas que no pueden ver a sus seres queridos, personas migradas, que el único contacto con sus seres queridos es telemático. Poder empatizar con personas que tienen restringida su movilidad, que están encerradas. Personas que sienten la incertidumbre de la precariadad a diario.
  • Hablamos mucho de la gestión del tiempo, de organizarnos el tiempo de cuidados, de teletrabajo, de conexión con el exterior, del propio relacional, del tiempo propio, de la falta o no del tiempo libre. En una de las últimas intervenciones se habló de la importancia de la gestión del espacio, de no estar acostumbradas a ocupar el espacio tanto tiempo juntas, de la dificultad de conexión con la intimidad, también se habló de sexualidad, de cómo estamos viviendo en nuestros cuerpos esta forma de ocupar el espacio.

Seguramente que se me olvidad algunos temas, algunas reflexiones. Fue un espacio interesante, agradable, en cierta manera íntimo. En un par de semana volveremos a juntarnos y abrir el espacio a más padres que quieran participar. Parece que los útlimos temas que salieron, uso del espacio y nuestra sexualidad, pueden ser puertas de entrada para explorar este momento desafiante.

Quiero terminar con unas palabras que recibimos, de un padre que al final no se conecto, tenía una buena razón :

Mil disculpas: no voy a asistir al encuentro. Precisamente estoy pasando una tarde muy bonita con mi hijo, después de varios días de tensiones y falta de entendimiento, y no me tenía mucho sentido pararla para hablar de cómo llevo la paternidad estos días. Pero os agradezco muchísimo el haber creado este espacio, tener en mente esta reunión a la que al final no voy, me ha ayudado a pararme más a ver que nos estaba pasando, y esa atención en sí ha ayudado a cambiar dinámicas. Gracias

Estos días estoy conectado mucho con la música, gracias a mi amigo Mario Tornero, amante de la música y en maestro para mí en descifrar el placer que hay en escucharla. Quería dejar en esta entrada esta canción de Talkin´About Revolution, de Tracy Chapman, os invito a escucharla con todos vuestros sentidos.